Presentación

KH Lloreda es una empresa familiar ubicada en Canovelles (Valles Oriental, Barcelona) que inició en 1949 su trayectoria como IRM Lloreda, Industrias de Recubrimientos Metálicos, bajo la dirección de Jaume Lloreda. A lo largo de su historia, IRM Lloreda se dedicó a diferentes tipos de recubrimientos: cuberterías, relojes, joyería, circuitos impresos y electrónica, convirtiéndose en una empresa pionera en este sector.

La necesidad de limpiar las piezas que llegaban de sus clientes, previo a su tratamiento, llevó a Jaume Lloreda a desarrollar sus propios productos ya que en el mercado no existían. Entre ellos, un producto denominado desengrasante IRM KH-7. Verificada la eficacia de estos productos y en especial del KH-7, la empresa decidió posteriormente comercializarlos. En un primer periodo la venta se realizó en el mercado profesional (restauración, tintorerías,...) y posteriormente, en el mercado de gran consumo. De este modo, en la empresa convivieron dos actividades: recubrimientos y detergentes.

Poco a poco, y sobre todo en los noventa, la actividad de recubrimientos metálicos va perdiendo peso, y a partir de 1994, bajo la dirección de Josep Mª Lloreda (hijo del fundador) KH Lloreda decide dar un giro a su estrategia de negocio para dedicarse exclusivamente a la fabricación y comercialización de productos de limpieza para el hogar y para el sector industrial.

En la última década, KH Lloreda ha experimentado un importante desarrollo bajo los valores de trabajo bien hecho, trabajo en equipo, compromiso y la innovación como pilar de su estrategia de negocio.

Aspectos como la Calidad, la Seguridad, el Respeto por el Medio Ambiente, la comunicación, la motivación y la implicación social son latentes en la gestión de la compañía.